Nuestra prioridad es siempre la satisfacción de nuestros clientes. Con ellos tenemos una comunicación directa, que nos permite conocer de primera mano sus necesidades.

En total, nuestra planta de Albal cuenta con 50 máquinas de inyección de termoplásticos (desde 100 a 1.800 toneladas). Esto nos otorga una gran flexibilidad para hacer frente a la variabilidad de los volúmenes de producción y de las diferentes piezas.

Además, nos preocupamos de que nuestra producción cumpla con todos los controles de calidad con el fin de garantizar al consumidor que se encuentra ante el mejor producto. El resultado de este esfuerzo se traduce en clientes satisfechos que cumplen con sus expectativas y necesidades.